5.04.2005

LA PSICOLOGÍA COGNITIVA O CONSTRUCTIVISMO.


Cognitivismo es el término con el que se indica el que ha llegado a ser uno de los movimientos más importantes de la psicología experimental contemporánea, según el cual, la mente funciona como una elaboradora activa de las informaciones que le llegan a través de los órganos sensoriales, en analogía con los servomecanismos de tipo cibernético.

A diferencia de otras corrientes psicológicas (del funcionalismo a la Gestaltpsychologie y al bahaviorismo), el cognitivismo no constituye un sistema teórico altamente organizado e internamente coherente; la primera formulación teórica (U.Neisser, "Psicología cognitivista", 1967) se publicó unos diez años después de los primeros experimentos psicológicos catalogables como cognitivistas. De hecho el cognitivismo queda enmarcado dentro del conductismo, como un desarrollo y una corrección contínua de dicha corriente, desde los años 70, tanto en Europa como en los EE.UU.

Fue influido por la del s. XIX, según la cual, en oposición a las corrientes empiristas y asociacionistas, las funciones perceptivas y la memoria son construcciones activas que, según la ocasión, hacen mayor o menor uso de la información sensorial. Más recientemente recibirá el influjo de la teoría de la información y de la inteligencia artificial que, con su lenguaje, inédito en la tradición psicológica, (piénsese, p.ej., en los términos (entrada) y (salida), que sustituyen a y , respectivamente), han proporcionado a la psicología cognitivista un modelo del organismo humano como sistema complejo capaz de elaborar informaciones, de seleccionar entre los elementos de , de poner en funcionamiento gracias a datos seleccionados, una serie de transformaciones y un almacenamiento rápido y eficaz, de alcanzar decisiones dependientes de los resultados de la elaboración realizada y no predeterminados desde su inicio (como en el modelo conductista) por los estímulos ambientales en entrada.

Fue en Inglaterra, durante la segunda guerra mundial, con el objeto de establecer el rendimiento óptimo en situaciones de stress, como las acciones belico-tecnológicas, donde se consolidaron inicialmente las tesis cognitivistas, y sobre todo, los experimentos que, cumplidos según las reglas tradicionales de la experimentación psicológica de laboratorio, contribuyeron en gran medida a su aceptación por parte de psicólogos de distintas orientaciones, especialmente los conductistas, como el psicolingüísta G.A.Miller.

En Cambridge, en particular K.Craik, entre los años 40-45, efectuó una serie de experimentos llegando a la conclusión de que la mente humana actúa como un servomecanismo capaz de autocorrecciones en intervalos sumamente breves, y más tarde, también en Cambridge, D.E.Broadbent, enunció la más conocida de las tesis cognitivistas relativas a la atención, la , que subraya la capacidad de la mente para seleccionar de forma muy precisa las informaciones que le llegan.

En 1960, el ya citado Miller, el psicólogo y matemático E.Galanter y el neuropsicólogo K.Pribram publicaron un volúmen decisivo para la historia del movimiento cognitivista, "Planos y estructura del comportamiento", en el cual se presentó por primera vez en profundidad la analogía existente entre el funcionamiento de la mente humana y el ordenador, sustituyendo la ya clásica unidad de medida psicológica, representada por el reflejo, o sea la coordinación elemental entre el estímulo y la respuesta, por una nueva unidad global llamada TOTE (por las iniciales de los términos ingleses o , que parte de la premisa según la cual el sujeto cognoscente interactúa con el medio y no se limita a recibir pasivamente los estímulos (como en la perspectiva conductista), sino que verifica de continuo la congruencia entre su propio proyecto conductual y las condiciones objetivas existentes.

En los años posteriores comenzaron a diferenciarse las principales orientaciones de la investigación cognitivista, que se centran en la percepción, la memoria, la atención, la vigilancia, el razonamiento (el llamado -problem solving-) y, sobre todo, el lenguaje, a tal punto que se puede decir que la psicolingüística contemporánea es por completo de inspiración cognitivista; pero no faltan campos de investigación que escapan a los esquemas tradicionales de la investigación psicológica experimental, como es el caso de la interpretación cognitivista dada por W.H.Berlyne a las conductas , es decir, exploratorias y creativas, de los animales.

En el Congreso Internacional de Psicología de Moscú (1966), los psicólogos de todo el mundo reconocieron la importancia de la corriente cognitivista, entre otras razones porque su caracter puramente orientativo y no de sistema cerrado y dogmático permite una gran diferenciación de tendencias internas.

En el plano epistemológico y metodológico, en primer lugar, los cognitivistas no tratan de justificar sus tesis mediante las conceptualizaciones ofrecidas por la filosofía de la ciencia, al revés de los conductistas y, sobre todo, de los neoconductistas, que buscaban sistemáticamente en el neopositivismo una confirmación epistemológica de su antisubjetivismo.

En segundo lugar, los cognitivistas reconocen el método de la introspección, si bien revisado y corregido respecto al uso que le daban los introspeccionistas como E.B.Tichener, y, más aún, se autodefinen provocativamente como , después de que durante al menos cuarenta años los conductistas declaran que el era la quintaesencia de la no cientificidad en psicología.

Junto a la introspección, los cognitivistas han reintroducido la medida de los tiempos de reacción como indicadores de los procesos mentales subyacentes -después de que dicha estrategia fuera abandonada ya a finales del siglo pasado, en tiempos de W.Wundt-.

En tercer lugar, sobre todo después de que en 1959 el lingüísta N.Chomsky criticara la obra de Skinner titulada "Comportamiento verbal", en la cual se pretendía dar una interpretación conductista del aprendizaje del lenguaje, los cognitivistas han reaccionado contra el ambientalismo tradicional de la psicología anglosajona y han demostrado ser proclives a las soluciones de carácter innatista.

La lingüística generativo-transformacional de Chomsky ha influido ampliamente en la psicolingüística cognitivista, desplazando el interés de los investigadores, del mensaje lingüístico al usuario del mensaje.

Por último, a diferencia de la mayor parte de los psicólogos que los han precedido, los cognitivistas rechazan las teorías de carácter general, prefiriendo los -modelos- en la interpretación de aspectos altamente circunscritos del funcionamiento mental. En particular, muchos psicólogos cognitivistas utilizan sistemáticamente como modelos capaces de simular los procesos mentales superiores, pese a ser conscientes de los límites implícitos en ésta simulación (la analogía entre el ordenador y la mente humana tiene sentido sólo en algunos aspectos, tanto porque el funcionamiento de la segunda es enormemente más complejo que el funcionamiento del primero, como porque, a diferencia del ordenador, la mente es capaz de resolver problemas aún cuando las informaciones de que dispone sean incompletas o erróneas).

2 Comments:

Blogger Marzio COTTO ARECHAVALA said...

Estos dos paradigmas Constructivismo y Cognitivismo son hermanos, tienen mucha más antigüedad, se remontan a mediados del siglo XIX. Mucha gente ignora que la psicología surge ciencia en la pedagogía decimonónica que tuvo su origen en Pestalozzi que se desarrollo principalmente en las Escuelas Normales, en la historia del pensamiento se le llama el ambiente normalista. En sus aulas verdadero crisol se mezclaron muchas ideas diferentes entre sí, como las de Pestalozzi, Montesori, Rousseau, con el Neokantismo, positivismo comptiano, y la frenología que destaca como la pasta bruta de estas dos corrientes.
Es en las escuelas donde los profesores podían comparar las teorías pedagogicas sobre el funcionamiento de la mente infantil con el comportamiento, de una manera muy rudimientaria se alejaba de la simple reflexión ética que aplicaba una idea psicológica que en ese momento era una joven ramificación de la filosofía, la repetitiva comparación de estudios que se daba en las aulas, permitió que se diera un burdo conocimiento científico.
Es dificil diferenciar ambas corrientes, lo cierto es que ambas libraron muchas batallas intelectuales con las corrientes filosóficas en boga en ese momento, eclecticismo, neokantismo, positivismo, a la par de las tradicionalmente pedagógicas como las de Komenius o Ignacianas (Loyola).
El paradigma cognitivo constructivista surgió en Alemania pero se extendieron por Europa Oriental, Suiza, Francia, Italia y España, y paso al continente americano junto con la migración. Al surgir la psicología clínica fue adoptada por quienes se oponían a las ideas de Wundt, después aparecería la gestalt que representaria otro frente de discusión filosófico para este paraadigma. La gestalt se desarrolló en el ambito académico, las ideas de Peerls no son aceptadas por gestalismo académico, muy arraigado en Europa igual que el paradigma que nos ocupa.
El surgimiento del psicoanálisis y sus derivados (Adler, Jung) representó nuevas batallas intelectuales para el cognitivismo constructivismo que hasta ese momento mantenía un bajo perfil. Por cierto se le confunde con corrientes de nombre similar como el construccionismo que se oponía al historicismo (Dilthey) y el constructivismo de la arquitectura soviética, estos no tienen nada que ver y si alguna coíncidencia.
De la Unión Soviética llegaron las ideas de Vigotsky con las que este paradigma surge al primer plano, su primer gran empujón. El segundo empujón se lo dio Noam Chomsky con su crítica a Skinner que los cogntivos aprovecharon para empezar a dejarse oír. Pero es con Piaget que retoma varias ideas viejas que el constructivismo toma el impulso que lo lleva al primer plano del pensamiento psicológico un paradigma que tiene presencia en la psicología educativa, clínica, social, además de la pedagogía (donde surgió), sociología y antropología.
Su presencia en muchos países le ha permitido mantener debates con otras corrientes de la psicología, pedagogía y filosofía, lo que tal vez explique la solidez de este pensamiento del que por cierto se ha desprendido el constructivismo.

5:58 p. m.  
Blogger Marzio COTTO ARECHAVALA said...

Correción, no se ha desprendido el constructivismo, ambas corrientes (cogntivismo-constructivismo)empezaron a diferenciarse ya desde el trabajo de Chomsky, pero el paradigma derivado es el construccionismo social que plantea una respuesta aceptable a los problemas que represento el surgimiento del estructuralismo lingüístico que Barthes, Levy Strauss y Lacan plantearon al pensamiento del siglo XX.

6:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home